Teología del cuerpo

Teología del Cuerpo.

(Juan Pablo II Sept. 1979 – Nov. 1984).

Cristo apela al corazón del hombre (24). 

Como tema de futuras reflexiones, vamos a desarrollar la siguiente afirmación de Cristo, que forma parte del sermón de la montaña.

… « Habéis oído que fue dicho : No adulterarás. Pero yo digo que todo el que mira una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón(Mt 5, 27-28).

Este pasaje tiene un significado-clave para la teología del cuerpo. Jesuscristo realiza una revisión fundamental del modo de comprender y cumplir la ley moral de la Antigua Alianza. Apoyándose en los siguientes mandamientos del Decálogo :

  • Quinto mandamiento «no matarás» (Cf. Mt 5, 21-26)
  • Sexto mandamiento “no adulterarás” (Cf. Mt 5, 27-32) Al final de este pasaje está el « el libelo de repudio ».
  • El octavo mandamiento según el libro del Éxodo (Cf. Ex. 20, 7) No perjurarás, antes cumplirás al Señor tus juramentos.

Sin embargo, en las frases que encontramos en (Mt. 5, 19).  « El que practicare y enseñare (estos mandamientos), ese será tenido por grande en el Reino de los cielos ».  Jesús explica el sentido y la necesidad del «cumplimiento» de la ley para realizar el Reino de Dios. El Reino de los cielos, significa Reino de Dios en la dimensión escatológica – dimensión temporal de la existencia humana. Solo este cumpliento construye esa justicia que Dios-Legislador ha querido. Cristo-Maestro advierte que no se de una interpretación humana de toda la ley y de cada uno de los mandamientos contenidos en ella, tal, que no construya la justicia que quiere Dios-Legislador: « Si vuestra justicia no supera a la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos ». (Mt 5,20).

Nos hallamos así en la plenitud del ethos. O sea, en lo que puede ser definido la forma interior, como el alma de la moral humana. El ethos nos hace entrar simultáneamente en la profundidad de la norma misma y descender al interior del hombre-sujeto de la moral. El valor moral está unido al proceso dinámico de la intimidad del hombre. Para alcanzarlo, no basta detenerse « en la superficie » de las acciones humanas, es necesario penetrar precisamente en el interior. No olvidemos el pasaje, «por la dureza del… corazón» (Mt19, 8), el sentido del mandamiento querido por el Legislador, sufría una deformación, en la justicia interior de los corazones.

Síntesis:

Cristo-Maestro

  • Explica el sentido y la necesidad del cumplimiento de la ley, para realizar el Reino de Dios en la dimensión escatológica. Este reino en la dimensión temporal de la existencia humana. « El que practicare y enseñare estos mandamientos, ese será tenido por grande en el Reino de los cielos » (Mt.5,19).
  • Invita a una apropiada y plena comprensión de la ley.  Jesús nos recuerda « por la dureza…del corazón. (Mt. 19, 8) el mandamiento querido por el Legislador sufría una deformación, en la justicia interior de los corazones. Por esta razón Jesús, apela al ethos evangélico e invita a descender al interior del hombre-sujeto de la moral. El valor moral está unido al proceso dinámico de la intimidad del hombre.

%d bloggers like this: