Nuestra fe católica


La virtud de la Fe

1. ¿Cuál es el designio de Dios para el hombre?

Dios, infinitamente perfecto y bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para hacerle partícipe de su vida bienaventurada. En la plenitud de los tiempos, Dios Padre envió a su Hijo como Redentor y Salvador de los hombres caídos en el pecado, convocándolos en su Iglesia, y haciéndolos hijos suyos de adopción por obra del Espíritu Santo y herederos de su eterna bienaventuranza.

Comentario:

Dios es infinitamente perfecto y bendecido. En Su bondad, eligió crear a la persona humana e invitó a esa persona a participar en Su propio plan de salvación. La persona humana, sin embargo, en su debilidad por la desobediencia y el pecado de Adán y Eva, perdió ese estado de perfección. Dios no se olvidó de la persona, sino que implementó otra solución más grande. En la plenitud de los tiempos, envió a su único Hijo para redimir al mundo. Jesucristo vino, murió por nosotros en la cruz y estableció la Iglesia que lleva la misión de Cristo hasta hoy. A través del Espíritu Santo y la Iglesia hoy, somos hechos hijos adoptivos y herederos de la salvación eterna, si nosotros, en nuestra libertad, elegimos aceptarla.

%d bloggers like this: