Página Principal

Quis ut Deus?

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.

Amén.


ORACIONES DE PROTECCIÓN

Bienaventurado San Miguel Arcángel, sé mi guardián y custodio en todos mis caminos y batallas espirituales; que tu santa protección me acompañe de día y de noche. Defiéndeme del enemigo de mi alma y sus agentes del mal. Guíame por el buen sendero. Líbrame de ofender a Dios. En la hora de mi muerte, tómame de la mano y llévame contigo a la gloria del Padre Eterno. Amén.

  • San Miguel: Ilumíname con tu luz.
  • San Miguel: Protégeme con tus alas.
  • San Miguel: Defiéndeme con tu espada. Amén.

Camino 87.

“No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios”, dijo el Señor. – Pan y palabra!: Hostia y oración. Si no, no vivirás vida sobrenatural.

San Josemaría Escrivá


<span>%d</span> bloggers like this: